jueves, abril 23, 2009

Poema hallado en la papelera de reciclaje

Video que forma parte del proyecto "TEXTURAS, escritores en imagen", que editó la Secretaría de Cultura de la Municipalidad de Rosario, año 2007.

Fotos, texto y voz: Fernando Marquinez

Música: Germán Roffler

Dirección de sonido: Alexis Kanter

Producción: Federico Tinivella


video


sábado, abril 04, 2009

DE JOHN LENNON A KURT COBAIN (quince años sin Kurt)

Kurt Cobain ( 20/2/67 - 5/4/94)

El largo y sinuoso camino de la decepción
A pesar de las marcadas diferencias existentes entre John Lennon y Kurt Cobain, ambos pueden ser considerados “voceros generacionales” de sus respectivas épocas. No obstante, los dos músicos coinciden en un final similar: las balas marcaron su salida de este mundo.

Cuando en 1970, apenas separado de los Beatles, Lennon afirmaba que el sueño había terminado, en el tema Dios (God) de su primer disco solista, casi nadie le creyó. Es más: muchos esperaron fervorosamente la reunión de los Beatles durante toda la década del 70, desoyendo completamente a John, que se adelantó a todos, incluso al idiota de Mark Chapman, su asesino. Sin embargo, la salida de escena de Lennon fue paulatina. Luego de unos cuantos discos solistas se recluyó en su hogar matrimonial a cuidar a su hijo y a “hacer pan”.Su crimen, frente al edificio Dakota en Nueva York, en 1980, justo cuando intentaba volver al ruedo musical, desnudó la cruda realidad del comienzo de una década frívola y carente de emociones. Porque a fines de los setenta el punk se había condenado a muerte en el momento mismo de su definición (no hay futuro), el rock sinfónico aburría con su complejidad, los hippies de antaño se habían convertido en yuppies, el amor libre temblaba acosado por el fantasma del sida, las drogas psicodélicas habían sido reemplazadas por la cocaína; nadie pedía ya una oportunidad para la paz, ahora era cuestión de esquivar las bombas y salvarse de alguna manera, las tensiones de la guerra fría y la amenaza nuclear se combinaban con la new wave, las discotecas, el sonido de los sintetizadores y las voces robóticas La década del 80, anodina y chata salvo contadas y honrosas excepciones, entregó una siesta prolongada y sin sacudones, raros peinados nuevos y mucha superficialidad .
Pero a fines de los 80 se gestó un movimiento musical en Seattle, Washington, al que se le dio el nombre de grunge y que pareció despertar del letargo a esa juventud adormecida. El grunge expresaba su disconformidad mediante la indiferencia, sus letras manifestaban apatía y decepción acerca de los valores tradicionales y la familia, también se referían a la marginación social. Los grupos musicales actuaban el clubes chicos y grababan en discográficas independientes . Se cree que el término grunge fue utilizado por primera vez por Mark Arm, cantante de Mudhoney, una de las bandas pioneras, junto a Soundgarden, Alice in Chains, Mother Love Bone y Pearl Jam( una de las pocas que sigue teniendo vigencia en la actualidad). Pero el estallido masivo de la corriente grunge se produce cuando Nirvana edita Nevermind (1991) en la discográfica Geffen Records y su tema Smells like teen spirit (Huele como espíritu adolescente), se convierte en el nuevo himno generacional a partir del gran espaldarazo que le da la cadena MTV con la masiva difusión de su videoclip. Se dice que el título de este tema fue tomado de una inscripción que hizo una chica en las paredes de la habitación de Kurt Cobain referida a la marca de un desodorante popular en aquellas épocas: “Kurt smells like Teen Spirit”. El éxito internacional de Nevermind no solamente popularizó el grunge sino que abrió el camino a todo un abanico de tendencias musicales diversas que conformarían el auge del denominado rock alternativo que predominó en casi toda la década del noventa. Pero si hay una figura que representa el espíritu del grunge es Kurt Cobain, quien nace en Aberdeen, ciudad cercana a Seattle, en 1967, año en el que John Lennon cumplía 27 años, como veremos ese número será emblemático en su rápida vida. Kurt Cobain era un joven profundamente insatisfecho. Venía de una niñez difícil, hijo de padres divorciados, se había ido a vivir con su madre, quien lo echó de su casa en varias oportunidades, llegando alguna vez a pasar la noche bajo un puente o en los asientos de un automóvil. Aberdeen era una ciudad oscura y fría, según la definición de Kurt, “una ciudad de leñadores ignorantes”. Kurt se interesó profundamente por la energía de las bandas punk y poco a poco fue entrando en el circuito musical underground de Seattle. Conoció en 1985 a Krist Novoselic y luego de tocar con varios músicos y bajo diversos nombres, formaron Nirvana en 1988 con el baterista Chad Channing quien luego sería reemplazado por David Grohl. “Nirvana intenta fusionar la energía del punk con riffs de hard rock, todo en el ámbito de una sensibilidad pop. El punk es libertad musical, es decir, hacer y tocar lo que uno quiera. Nirvana significa libertad lejos del dolor y sufrimiento del mundo exterior”, dice Cobain. La banda trataba de dar una imagen anticonsumista, antimaterialista, desafiante y casi siempre terminaban sus recitales rompiendo sus instrumentos. Kurt pensaba que la llegada de los noventa había supuesto al menos una forma de cambio social: “esta es la primera generación que ha propiciado la continuidad musical entre ellos y sus padres” y criticaba ferozmente a la generación denominada “baby boom” (nacidos después de la segunda guerra mundial): “Lo que hicieron los hijos del baby boom fue transformarse en los mayores hipócritas, yuppies y conformistas que jamás ha producido una generación”.
Paulatinamente Kurt siente como ese movimiento de contracultura se convierte en una moda absorbida por el sistema. Se crea una estética arquetípica del joven alternativo: camisas leñadoras, pelos rubios y vaqueros rotos. Perseguido por la adicción a la heroína, sus conflictos de pareja y una dolencia estomacal que no lo abandonaba y que le causaba profundos dolores cotidianos, saturado de Nirvana, su carrera musical y el significado del éxito, Kurt entra en un tobogán decepcionante. Se sentía un hipócrita delante de su público, consideraba que había abandonado a sus viejos compañeros y a sus fieles seguidores. Pensaba que Nevermind era un disco demasiado comercial. Su sucesor In Utero tenía otro sonido, mucho más denso y oscuro, con el que intentaba desairar a la compañía discográfica que le pedía un “Nevermind II”. Pero sin duda lo que más desagradó a Kurt fue la edición del “MTV Unplugged”, exitosa obra de la que se arrepiente por haberse sometido a las pretensiones de la industria discográfica. Luego de varias crisis y de un intento de suicidio con Rohypnol y alcohol, Kurt se dispara un tiro en la boca con una escopeta, poco después de abandonar un tratamiento de desintoxicación, aunque algunos siguen sosteniendo una supuesta hipótesis de asesinato y ponen en duda la veracidad de parte de la llamada “Carta del suicidio”, a la que dicen que Courtney Love, esposa de Cobain, le agregó un párrafo final. Kurt tenía 27 años, como Jimi Hendrix, Janis Joplin, Jim Morrison y Brian Jones, pasó a integrar “el club de los 27”, con la diferencia de que su muerte no fue ocasionada por sobredosis.
Kurt se convierte en el primer ícono inmolado del movimiento grunge, la perfecta encarnación del espíritu rebelde e incomprendido que salta del anonimato al estrellato y se siente incapaz de manejar esa contradicción. Pasó a estampar con su cara millares de remeras y posters, a crear disputas judiciales entre sus ex compañeros y su esposa, pero al margen de toda miseria humana y los designios del marketing, dejó una huella visible, una herencia musical insoslayable que seguirá perdurando con el paso del tiempo.


NOTA: las citas de Kurt Cobain fueron extraídas de los Diarios de Kurt Cobain, papeles privados del músico vendidos por su esposa a los editores por cuatro millones de dólares y que abarcan seis años su vida (1988-94)

Carta de Suicidio de Kurt Cobain

NIRVANA - IN BLOOM


GOD - JOHN LENNON