domingo, agosto 21, 2016

domingo, septiembre 14, 2014

La fertilidad del crimen



Lectura en "Ciclotimia", anticipando la presentación del libro
EL RESTO NO PRESENTA ALTERACIONES

Video gentileza de Ciclotimia.

viernes, marzo 14, 2014

MARIPOSA ACUOSA



Con Tarkus en guitarra.
Una "surrealidad reflexiva" de Pecis Alostis, según dice Curly Maupassant.
Producida por Marqui, año 2014.

sábado, julio 20, 2013

Anillos de Saturno




Grabada en la portaestudio Tascam, en el Bunker surrealista, entre los años 1998 y 2001.
Guitarras, bajo, teclados, voces, efectos por John Marqui.

sábado, enero 21, 2012

ATAQUE CARDÍACO BAJO UN OMBÚ



La memoria rural atrasa dos siglos.
Los tábanos muestran
que el tiempo no pasa,
la savia sigue sosteniendo cierto vigor lozano.
Las cigarras casi nunca se ven
pero se descubren
por ese chirrido que trae en el verano
la angustia del agua.
Un zaino en descomposición
ofrece su vientre inflamado
como trono para la fiesta zumbante
de las moscas
y nos recuerda
que muertes eran las de antes,
lejos del polen sin fármacos,
el sol sin tapujos
y el viento sin bozal.
El paisano que sufre
un ataque cardíaco bajo un ombú
sabe de lo que estamos hablando.

lunes, diciembre 19, 2011

SUSTENTO DEL RESIDUO


Un clásico de Pecis Alostis.
Guitarra: Jona Prado (El Vene)
Letra y voz: Marqui
El protagonista del video es Roberto "Lupus" Lobos.
Forma parte de una secuencia de imágenes que tomé junto
 a Richi Guiamet, Pat Valverde y el mismo Lupus,
para un corto que aún sigue en el ropero.

miércoles, noviembre 02, 2011

miércoles, agosto 17, 2011

Manicomio de hielo

en cierto punto de la atmósfera nos encontramos
pero allí sobrevivimos como masa evanescente
antes de estallarnos en un largo disparo
de pólvora y sangre
mis partículas extrañan esos días
cuando la lluvia y las chispas
prometían algo más que
un manicomio de hielo
o un raspaje de luna

miércoles, mayo 04, 2011

martes, abril 19, 2011

Transfusión


el fragmento

vive del escondite

de su complemento

y se ausenta

del claustro inevitable

en una transfusión

de monoblocks

lunes, diciembre 13, 2010

jueves, agosto 12, 2010

sábado, julio 24, 2010

Alimañas por PECIS ALOSTIS


Filmado por Marquinez.
Eugenio Costa en bajo, Jona Prado en guitarra, Lolo Luciani y Marquinez en voces.

sábado, julio 03, 2010

domingo, mayo 02, 2010

FREE BASE por Rejhuntte



Rejhuntte y su emblemático tema "Freebase". Filmado por Fernando Marquinez en el "bunker surrealista", año 2000. Con Eugenio Costa y Lolo Luciani.
"dirán las penumbras en un film ¿adónde llegan los simples? / gritan como espasmos de un violín y mueren apenas tristes / ilusión real sin vuelta atrás ni fin / químico ideal, siempre andas tras tu kit" (letra de Marquinez)

miércoles, abril 07, 2010

Carrera armamentista


Los enanitos de jardín
absorben los vicios humanos
y crecen a la par de los hongos.
La adrenalina se hace esquiva
entre pinceles esmerilados,
un ojo artificial gotea
el tráfico pulposo de las miradas.
Alguien dispara su arma de juguete
contra un origami
hecho de papel ecológico
y juega a las escondidas
con sus propios fantasmas.

sábado, diciembre 05, 2009

Mi novia me dejó por un mouse

Por Fabricio Simeoni y Fernando Marquinez
(Edición en simultáneo con Postales Intersticiales)

Mi novia me dejó por un mouse.
Cuando descubrí su irrenunciable devoción por el gran Dios Windows, ya era demasiado tarde. De haberlo sabido antes, no hubiese masticado del último queso, lamiendo la trampera como si en cada erupción labial la lengua se hiciera óxido, como si de la nada surgiera un beso Camembert, la fortaleza de la trampa sin suponer la coalición del encarecimiento virtual del suero raíz. Pero una religión pixelada carga con los males de todo credo y conozco perfectamente a ese ratón insano que sólo cliquea iconos mansos antes de la rebelión. Abriendo y cerrando las incidencias de un link hacia otra Vía Láctea, hacia otra precaución de los espasmos para completar esa insípida cadena de espirales sometidos al capricho de lo desechable. Una comisura atávica provocando secuencias en cadenas, comentarios disparados en medio de dedos que gotean sobre teclados. Y ella movía sus manos rápidamente, por nada del mundo quería quedar fuera del Google. Y respiraba hondo, ante los mensajes de error o cuando descargaba música de manera ilegal. La vista previa se diluía a pocos metros de cristal líquido.
Mi novia me dejó por un mouse.
Y ahora ando dando tumbos, buscando ancestros comunitarios debajo de las pantallas, esperando un diluvio que nos electrocute, revolviendo viejos esqueletos entre la fauna consentida de un slide-show. Vivimos separados por la influencia desavenida de un click derecho. El reposo es la escena, la placidez incauta de los desamores, el rodaje estomacal sin guión ni cuerpos que se desnudan en la intemperie sin resguardarse de la luz que los adormece .
Sobre el nick que decía "el tiempo es tirano, sos un maldito enano" ahora figuran las islas inoportunas de un flagelo meado, yo lo vi en su msn como si todo ese amor hubiese ido a parar a una almohadilla infectada por el diablo. Ella puso ahora la clave de una elocuente tradición "seguí comiendo queso maricón, te dejé por un ratón". Todos lo que sugiere la figura retórica de un no disponible. Recuerdo perfectamente cuando me decía:”la tecnología no existe nene, es un invento para engañar la propia inestabilidad que genera existir”.
Yo también cambié el nick "sos la ilusión que ilumina cada ventrículo de mi vida" por "sos puta". No podemos respirar del mismo néctar, vamos buscando actualizar la barra de herramientas sin que se nos inunde la casa. Ya no la tengo recostada en mi cama con las tetas incrustadas en las aletas del ventilador de techo, ya no pone manteca a en las tostadas cada mañana infértil cuando la sangre se amontona hasta que cae el dulce. No me quiere más, ahora baila en las veredas con la esfinge de un roedor y seguro saldrá despedida al infinito como sometida al riesgo de otra ventana.
Mi novia me dejó por un mouse.
Si al menos los aranceles de esta conversación los pagara Microsoft, porque mi amor no tiene precio y se balancea como un cuerpo usurpado ante la mirada atenta de los bloggers.
La madrugada golpea esta vez como si antes no hubiese madrugadas, ni golpes, ni esta vez. La reclusión perpetua es la mejor bienvenida a estos lares de intervenciones anquilosadas. Vuelven los chicos, salen de otra lectora para terminar evadiendo el final de la noche con la presunta calidez de un alfabeto deslucido y todavía me pregunto cómo será el sexo de un ratón, hacer el amor después de un doble click.
Si hubiese jaqueado su password la historia sería otra, pero nunca me animé.
Apenas si pude volver a hablar con ella un par de veces, la muerte de un amigo en común pareció deparar una excelente ocasión. Pensé que el dolor restablecería nuestra conexión, pero solo obtuve un “qué mal, se murió Tito, vi su entierro por You tube, no se puede creer, tenía una banda ancha que era un rayo de luz, ayer mismo estuvo posteando en su facebook.” En nuestro segundo encuentro, vía chat, porque ella ya no toleraba mi presencia, susurró fríamente su nuevo leit motiv: ”lo virtual se asemeja a la melaza, sí, la miel es una cosa que ya no recordamos, porque quedó en otro hardware” y al mínimo intento de desviarla del tema soltaba un lacónico: “pienso en probar un nuevo antivirus, pronto el mundo será irrespirable sin escafandras”.
Mi novia me dejó por un mouse.
Una horma fatua espera que la reinicie, los emoticones proveen una última maniática brazada en las alcantarillas de los monitores. No tengo una mísera clave de acceso pero aún así, nada ni nadie podrá detenerme
Cuando elimine la última foto alojada en la web seré liberado de todo los vestigios y ella tan solo interpretará un papel secundario en la papelera de reciclaje.
Mi novia me dejó por un mouse.
Llueven cables sobre los techos, pero no me sirven. Yo sólo busco una amnesia inalámbrica, algo que borre de una vez por todas los archivos temporales de esa pasión que se agotó.

sábado, noviembre 21, 2009

the ultimate external edge / naturalizar lo extremo (Daniel Greco)



it´s hard the effort
that undoes love
that hardly sustains,
embraces in its way
an infinity webbing.

(trad. / arr.)

es arduo el afán
que desliga el amor,
lo que apenas ata,
sostiene en su trayecto
un tejido de infinitud.

TEXTO: Daniel Greco.
FOTOGRAFÍA: Marquinez.

jueves, julio 23, 2009

jueves, mayo 07, 2009

What´s he building in there? (Tom Waits)


¿Qué está construyendo ahí?
¿Qué diablos está construyendo ahí?
Él tiene suscripciones a esas
revistas… nunca les presta atención
cuando llegan
Él está escondiendo algo del resto de nosotros
Él es todo para sí mismo
creo que sé por qué
El arrancó la hamaca del árbol
por lo que veo no tiene hijos propios…
No tiene perro
no tiene amigos
su césped se está muriendo ...
Y ¿qué pasa con
todos esos paquetes que envía?
¿Qué está construyendo ahí?
Con esa portátil colgada en la escalera
¿Qué está construyendo ahí?
Te digo una cosa
él no está edificando
una casa para que jueguen los niños
¿Qué está construyendo ahí?
¿Qué es ese sonido que brota debajo de la puerta?
Está hundiendo clavos en un
piso de madera dura ... y yo
juro por dios que escuché que alguien
gemía despacio… y aún sigo observando
la luz azul de un programa de televisión...
Él tiene un router
y una mesa plegable
y no vas a creer lo que vió Mr. Sticha
Hay veneno debajo del lavadero por supuesto
pero hay también suficiente
formaldehído como para atragantar a un caballo
He oído que tiene una ex-esposa
en un lugar llamado Mayors Income, en Tennesee
y que solía tener una
consultoría de negocios en Indonesia...
¿Qué está construyendo ahí?
¿Qué diablos está construyendo ahí?
Él no tiene amigos
pero recibe una gran cantidad de correo
Apuesto a que pasó un poco de tiempo
en la cárcel...
Escuché que anoche andaba por el tejado
señalizando con una linterna
y ¿qué es la melodìa que siempre está silbando?
¿Qué está construyendo ahí?
¿Qué diablos está construyendo ahí?
Tenemos derecho a saberlo...
(Traducción libre de Fernando Marquinez)
Del álbum "Mule Variations", 1999.

jueves, abril 23, 2009

Poema hallado en la papelera de reciclaje

Video que forma parte del proyecto "TEXTURAS, escritores en imagen", que editó la Secretaría de Cultura de la Municipalidad de Rosario, año 2007.

Fotos, texto y voz: Fernando Marquinez

Música: Germán Roffler

Dirección de sonido: Alexis Kanter

Producción: Federico Tinivella


video


sábado, abril 04, 2009

DE JOHN LENNON A KURT COBAIN (quince años sin Kurt)

Kurt Cobain ( 20/2/67 - 5/4/94)

El largo y sinuoso camino de la decepción
A pesar de las marcadas diferencias existentes entre John Lennon y Kurt Cobain, ambos pueden ser considerados “voceros generacionales” de sus respectivas épocas. No obstante, los dos músicos coinciden en un final similar: las balas marcaron su salida de este mundo.

Cuando en 1970, apenas separado de los Beatles, Lennon afirmaba que el sueño había terminado, en el tema Dios (God) de su primer disco solista, casi nadie le creyó. Es más: muchos esperaron fervorosamente la reunión de los Beatles durante toda la década del 70, desoyendo completamente a John, que se adelantó a todos, incluso al idiota de Mark Chapman, su asesino. Sin embargo, la salida de escena de Lennon fue paulatina. Luego de unos cuantos discos solistas se recluyó en su hogar matrimonial a cuidar a su hijo y a “hacer pan”.Su crimen, frente al edificio Dakota en Nueva York, en 1980, justo cuando intentaba volver al ruedo musical, desnudó la cruda realidad del comienzo de una década frívola y carente de emociones. Porque a fines de los setenta el punk se había condenado a muerte en el momento mismo de su definición (no hay futuro), el rock sinfónico aburría con su complejidad, los hippies de antaño se habían convertido en yuppies, el amor libre temblaba acosado por el fantasma del sida, las drogas psicodélicas habían sido reemplazadas por la cocaína; nadie pedía ya una oportunidad para la paz, ahora era cuestión de esquivar las bombas y salvarse de alguna manera, las tensiones de la guerra fría y la amenaza nuclear se combinaban con la new wave, las discotecas, el sonido de los sintetizadores y las voces robóticas La década del 80, anodina y chata salvo contadas y honrosas excepciones, entregó una siesta prolongada y sin sacudones, raros peinados nuevos y mucha superficialidad .
Pero a fines de los 80 se gestó un movimiento musical en Seattle, Washington, al que se le dio el nombre de grunge y que pareció despertar del letargo a esa juventud adormecida. El grunge expresaba su disconformidad mediante la indiferencia, sus letras manifestaban apatía y decepción acerca de los valores tradicionales y la familia, también se referían a la marginación social. Los grupos musicales actuaban el clubes chicos y grababan en discográficas independientes . Se cree que el término grunge fue utilizado por primera vez por Mark Arm, cantante de Mudhoney, una de las bandas pioneras, junto a Soundgarden, Alice in Chains, Mother Love Bone y Pearl Jam( una de las pocas que sigue teniendo vigencia en la actualidad). Pero el estallido masivo de la corriente grunge se produce cuando Nirvana edita Nevermind (1991) en la discográfica Geffen Records y su tema Smells like teen spirit (Huele como espíritu adolescente), se convierte en el nuevo himno generacional a partir del gran espaldarazo que le da la cadena MTV con la masiva difusión de su videoclip. Se dice que el título de este tema fue tomado de una inscripción que hizo una chica en las paredes de la habitación de Kurt Cobain referida a la marca de un desodorante popular en aquellas épocas: “Kurt smells like Teen Spirit”. El éxito internacional de Nevermind no solamente popularizó el grunge sino que abrió el camino a todo un abanico de tendencias musicales diversas que conformarían el auge del denominado rock alternativo que predominó en casi toda la década del noventa. Pero si hay una figura que representa el espíritu del grunge es Kurt Cobain, quien nace en Aberdeen, ciudad cercana a Seattle, en 1967, año en el que John Lennon cumplía 27 años, como veremos ese número será emblemático en su rápida vida. Kurt Cobain era un joven profundamente insatisfecho. Venía de una niñez difícil, hijo de padres divorciados, se había ido a vivir con su madre, quien lo echó de su casa en varias oportunidades, llegando alguna vez a pasar la noche bajo un puente o en los asientos de un automóvil. Aberdeen era una ciudad oscura y fría, según la definición de Kurt, “una ciudad de leñadores ignorantes”. Kurt se interesó profundamente por la energía de las bandas punk y poco a poco fue entrando en el circuito musical underground de Seattle. Conoció en 1985 a Krist Novoselic y luego de tocar con varios músicos y bajo diversos nombres, formaron Nirvana en 1988 con el baterista Chad Channing quien luego sería reemplazado por David Grohl. “Nirvana intenta fusionar la energía del punk con riffs de hard rock, todo en el ámbito de una sensibilidad pop. El punk es libertad musical, es decir, hacer y tocar lo que uno quiera. Nirvana significa libertad lejos del dolor y sufrimiento del mundo exterior”, dice Cobain. La banda trataba de dar una imagen anticonsumista, antimaterialista, desafiante y casi siempre terminaban sus recitales rompiendo sus instrumentos. Kurt pensaba que la llegada de los noventa había supuesto al menos una forma de cambio social: “esta es la primera generación que ha propiciado la continuidad musical entre ellos y sus padres” y criticaba ferozmente a la generación denominada “baby boom” (nacidos después de la segunda guerra mundial): “Lo que hicieron los hijos del baby boom fue transformarse en los mayores hipócritas, yuppies y conformistas que jamás ha producido una generación”.
Paulatinamente Kurt siente como ese movimiento de contracultura se convierte en una moda absorbida por el sistema. Se crea una estética arquetípica del joven alternativo: camisas leñadoras, pelos rubios y vaqueros rotos. Perseguido por la adicción a la heroína, sus conflictos de pareja y una dolencia estomacal que no lo abandonaba y que le causaba profundos dolores cotidianos, saturado de Nirvana, su carrera musical y el significado del éxito, Kurt entra en un tobogán decepcionante. Se sentía un hipócrita delante de su público, consideraba que había abandonado a sus viejos compañeros y a sus fieles seguidores. Pensaba que Nevermind era un disco demasiado comercial. Su sucesor In Utero tenía otro sonido, mucho más denso y oscuro, con el que intentaba desairar a la compañía discográfica que le pedía un “Nevermind II”. Pero sin duda lo que más desagradó a Kurt fue la edición del “MTV Unplugged”, exitosa obra de la que se arrepiente por haberse sometido a las pretensiones de la industria discográfica. Luego de varias crisis y de un intento de suicidio con Rohypnol y alcohol, Kurt se dispara un tiro en la boca con una escopeta, poco después de abandonar un tratamiento de desintoxicación, aunque algunos siguen sosteniendo una supuesta hipótesis de asesinato y ponen en duda la veracidad de parte de la llamada “Carta del suicidio”, a la que dicen que Courtney Love, esposa de Cobain, le agregó un párrafo final. Kurt tenía 27 años, como Jimi Hendrix, Janis Joplin, Jim Morrison y Brian Jones, pasó a integrar “el club de los 27”, con la diferencia de que su muerte no fue ocasionada por sobredosis.
Kurt se convierte en el primer ícono inmolado del movimiento grunge, la perfecta encarnación del espíritu rebelde e incomprendido que salta del anonimato al estrellato y se siente incapaz de manejar esa contradicción. Pasó a estampar con su cara millares de remeras y posters, a crear disputas judiciales entre sus ex compañeros y su esposa, pero al margen de toda miseria humana y los designios del marketing, dejó una huella visible, una herencia musical insoslayable que seguirá perdurando con el paso del tiempo.


NOTA: las citas de Kurt Cobain fueron extraídas de los Diarios de Kurt Cobain, papeles privados del músico vendidos por su esposa a los editores por cuatro millones de dólares y que abarcan seis años su vida (1988-94)

Carta de Suicidio de Kurt Cobain

NIRVANA - IN BLOOM


GOD - JOHN LENNON

sábado, febrero 28, 2009

Un método poco usual


Si nos encasillamos en lo que actualmente se denomina “pensar lógico”, encontraremos que todas las decisiones tienen un límite, un punto que aunque parezca sumamente abstracto y pueda infinidad de veces ser pasado por alto, establece la diferencia entre lo palpable y tangible (y por lo tanto podríamos decir lo evidentemente seguro) y lo meramente especulativo, lo riesgoso, que aunque no se percibe se manifiesta fastasmagóricamente en el sendero de la posibilidad. Debo decir, muy a mi pesar, que la mayoría de la gente se abstiene de traspasar la tan mentada frontera, actitud que obedece al producto de conductas temerosas, de conciencias huyendo como ratas de todo acontecimiento que salga de “la normalidad media establecida por los cánones morales”.
Pero por suerte para nuestra nefasta humanidad, aún quedan mentes atrevidas, capaces de derrumbar la sólida construcción monolítica de la inmunda lógica, aún quedan esos cerebros privilegiados que, con su valentía y audaz desafío a la vida dejan sus nombres inscriptos en la memoria de otros hombres.
El caso de F.M. fue de lo más peculiar. Hijo de padres millonarios, de manera alguna se había destacado como niño prodigio o algo que se le pareciera. En realidad, desde su más lejana infancia siempre había sido catalogado como un inservible, como una profunda desgracia para su familia. Y no era para menos, tan horrible era el pobre con su figura rechoncha, su cara de jabalí, su nariz de buitre, sus modales de estúpido-incorregible y su intolerable y repugnante voz chillona... Lamentablemente para sus padres, el tiempo, lejos de producir un cambio favorable, lo había tornado tan desagradable hasta el punto de generar en su familia un profundo odio: pensaban seriamente en deshacerse de él.
Pero he aquí lo inusitado, lo improvisadamente genial, la verdadera prueba de lo que puede una mente humana libre de ataduras. F.M., dándose cuenta de la situación (bastante precaria a esa altura, ya que sus progenitores amenazaban con desheredarlo ante el más estúpido de los motivos), ideó el plan maestro que aún hoy lo mantiene en el recuerdo de los demás mortales, gracias a una oportunidad que se le presentó y supo aprovechar magistralmente. El hecho ocurrió precozmente, en 1982, cuando nuestro héroe contaba con dieciocho años de edad. Como todos sabemos, en esa época los hombres eran sorteados para cumplir con el servicio militar obligatorio y solamente los números bajos eran los que se salvaban. El desventurado F.M., ante la algarabía de sus familiares que soñaban con la posibilidad de un año sin su presencia, sacó el número 923, lo que significaba que le tocaba la Marina y que el lugar de cumplimiento del servicio iba a ser bastante lejano, es más, probablemente pasara mucho tiempo embarcado. Debo añadir para información del lector que en esos años el servicio militar era rigurosísimo y sólo con mucho dinero de por medio podía uno salvar su pellejo. Por supuesto que los millonarios conocían a gente influyente, a personajes importantes que habrían podido hacer algo, pero no estaban dispuestos a malgastar ni un céntimo de su fortuna para la salvación de su despreciable e inmundo vástago. Pero ellos no sabían lo que el destino, con su densa sombra pegajosa e implacable, les depararía.
A continuación, transcribo parte del interesante diálogo entre F.M. y su padre en el transcurso del cual surgió de la lúcida inteligencia del primero la jugarreta histórica que le daría la gloria. Trataré de ser breve y conciso, obviando detalles que solo servirían para adormecimiento del lector
-Padre, como sabrás he sido sorteado para cumplir con el servicio militar -chilló F.M.- Necesitaría que me prestes dinero para poder salvarme. Detesto el ejercicio.
-No pienso tirar mi dinero tradicional y casi me atrevería a decir sagrado para que un imbécil de mierda como vos no cumpla con algo que tal vez le sería provechoso y le daría un aprendizaje de vida -expresó el padre en forma desmesuradamente irónica.
En ese momento las fuerzas de F.M. parecieron renacer. Su abominable rostro pareció iluminarse de pronto.
-Papá, te gustaría deshacerte de mí para siempre? -dijo sonriendo.
-Nada me haría más dichoso que no verte más. Sos la vergüenza que envilece nuestra estirpe -contestó el padre con una mirada francamente antipática.
Los ojos de ambos se cruzaron en un punto imaginario. No se parecían en nada. Tal vez la animosidad paterna provenía de una supuesta infidelidad de la madre con un cobrador de seguros pero, ¿quién podría asegurarlo?
-Tengo una gran idea que quizá pueda complacerte -prosiguió F.M.- pero si querés ganar también tenés que arriesgar , aunque sólo en forma mínima ya que contarías con un 99 posibilidades a favor y un uno por ciento en contra.
-Tratándose de no verte más arriesgaría mucho más que eso.
-Entonces lo que te voy a proponer te va a gustar mucho.
-Hablá -dijo el padre que empezaba a ponerse ansioso.
-Me voy a salvar del servicio militar sin tu ayuda económica -expresó F,M. impasible.
-Lo que dijiste es la estupidez más grande que he oído en mi vida. ¿Qué tiene que ver con nuestro asunto? Vamos, aclaralo rápido, estoy perdiendo demasiado tiempo con tus pelotudeces.
-Bien, el trato que te propongo es el siguiente, se trata de una apuesta. Si logro mi cometido me tendrás que entregar todo el dinero y las propiedades de la familia. En caso contrario me desheredarás, yo me iré de aquí y nunca más me volverás a ver. Lógicamente, haremos los trámites indispensable ante un escribano que legitime toda la documentación correspondiente a las dos opciones posibles y en cuanto se conozca el resultado se procederá a disponer de nuestras respectivas suertes.
-Jamás pensé que sería tan fácil desprenderme de vos, basura infecta. En poco tiempo serás un soldado, un colimba arrastrado y alcahuete. No veré tu sucia cara ni en fotos- aseguró el padre saliendo de la habitación tras un violento portazo.
Pero el millonario se había equivocado. F.M., rompiendo todo tipo de esquemas, cruzó la barrera de la lógica, inscribió su nombre en el pedestal de lo inusitado y consiguió su difícil cometido. A los dieciocho años se convertía en el millonario más joven del país. Desde entonces, su detestable familia vivió muy lejos del viejo esplendor, soportando pobreza, hambre, penurias y humillaciones.
Y F.M. siempre sonreía al contarlo. Siempre con su cara de jabalí, su nariz de buitre, sus modales de estúpido incorregible y su voz chillona insoportable. Siempre desde su silla de ruedas, que comenzara a usar luego de que un tren le amputara ambas piernas aquel día en que pasó a integrar la lista de los grandes.

martes, enero 13, 2009

Chau Alejandro

ALEJANDRO SOKOL (1960 - 2009)

HOLA QUE TAL - LAS PELOTAS

lunes, diciembre 08, 2008

El vértigo de los brazos (la otra versión)


los brazos vertebrados
vierten alcohol,
invierten la calma vertical,
abren brechas
ante el vértigo
que perturba los vasos

el breve trago
alimenta las brasas,
cada brazada se expande
hacia el centro
del miedo virtual
pervirtiendo
lo que quedó de la otra versión

domingo, noviembre 02, 2008

Insolación

en el pulso prontuarial
de la insolación
un bisturí juega a dibujar
porciones de tortas invisibles
sobre un cuerpo anestesiado

sábado, septiembre 20, 2008

Escualo en latencia


La feroz templanza del tiburón
se mece en un alfiler de agua virulenta
que redobla el esfuerzo del redil en la ola.
Algazaras de sal rumian viruta
en el plancton y sus vericuetos.
Algo seduce a las algas,
tal vez el gas licuado
fluyendo de una forma tubular
y que vomita su parsimonia elemental:
un turbio endometrio de consolas
tras el escape del vértigo.
Y si la arena acusa recibo
del áspero deleite de una cepa
con ínfulas de lija,
nadie podría inferir el grado punzante
cuando se borda en un fino humo de puras burbujas.
Exacto es el dios cartílago,
desperezando un caucho impropiamente constelado
a la sombra de un colmillo
La apoteosis
entonces quiere adivinarse cerca,
lejos de ese costado tan apaisado
el pez cobra fuerzas y promete proezas,
pero apenas se diluye
como la cepa de un ascáride
allí,
en el punto filoso,
donde el diente reserva su bulbo nutricio,
el lugar donde toda rima perece
a manos de la onomatopeya
más descarnada y gutural.

La fónica mortaja desmelena a su víctima
como un cirujano siega su cosecha
matambrosa y desorganizada.
El imperio de la caries
conmueve
toda evolución cerebral,
se congela por el efecto hamburguesa.

En la irrisión del salitre
se perpetúa la epifanía
del enjambre atormentado de la ola:
cadenas de gotas cautivas,
panaceas de nervios dormidos
en la crisálida de una trampera;

chispas de plegarias
conservan aún el garbo santiguado
sobre pertrechos que se vician de ménsulas y piraterías.
Nunca es tarde
cuando la deriva satura el micropunto líquido
en la medida absoluta de la roca
que exaspera una humedad revelada en el musgo.

Un hipocampo galopa en el cortejo hídrico,
páginas hidráulicas colman toda la paciencia
y no se observa por el momento
ninguna contraseña de la sangre
ninguna tasación del ansia.
Entonces el escualo mide su embestida
contra el buzo enjaulado del documental
y tintinea un ahogado zumbido metálico
sobre la urbanidad de los corales,
en medio de la tranquera espinal
de un incierto arrecife.

lunes, agosto 18, 2008

Frank Zappa (1940 - 1993)




EL EQUILIBRIO DEL DISPARATE rinde homenaje a un genio de la música.


JOE'S GARAGE (Fragmentos)

por Frank Zappa

Los ineptos desesperados de las altas oficinas por todo el mundo han sido conocidos por promulgar los más desagradables pedazos de legislación para ganar votos (o, en lugares donde no tienen que votar, para controlar las formas no deseadas de comportamiento de la masa).
Las leyes ambientales no se hicieron para proteger nuestro aire o nuestra agua... se hicieron para conseguir votos. Las campañas periódicas anti-obscenidad no están dirigidas a librar a nuestras comunidades de la decadencia moral... están dirigidas a dar un aura de santidad a los caza-despachos que las reclaman. Si unas pocas frases clave se cuelan en cualquier discurso (como los consejeros expertos les explican a varios de esos jefes de estado) los votos vendrán rodados, los dólares vendrán rodados, y, lo que es más importante, el poder será conservado por el tipo simpático (o la chica) que consiga la mayor difusión de los medios para su corrupción. Naturalmente, también les irá muy bien a sus amigos en varios negocios.
Todos los gobiernos se perpetúan a sí mismos a traves de la comisión diaria de actos que una persona racional podría encontrar estúpidos o peligrosos (o ambas cosas). Naturalmente, nuestro gobierno no es ninguna excepción... por ejemplo, si el presidente (cualquiera de ellos) fuera a la televisión y se sentara allí con la bandera a la espalda (o quizá una escena rústica con una pequeña cascada, además de la bandera) y mirara sinceramente a la cámara y le dijera a todo el mundo que todos los problemas energéticos y todos los problemas de inflación tienen su origen en y pueden ser resueltos con la abolición de la MÚSICA, seguro que la mayoría de la gente le creería y pensaría que la ilegalización de esta nauseabunda forma de polución por ruido sería un pequeño precio a pagar por la oportunidad de comprar gasolina como en los viejos tiempos. ¿De ningún modo? ¿Nunca sucederá? Los discos están hechos de crudo. Todos esos grandes conciertos de rock van de ciudad a ciudad en camiones de 45 pies que engullen combustible... y cuando llegan allí, gastan enormes cantidades de energía eléctrica con sus luces, sus amplificadores, sus sistemas de sonido... sus máquinas de humo. Y todos esos sintetizadores... mirad todo el plástico que llevan dentro... y las púas de guitarra... y lo que se te ocurra...
EL GARAGE DE JOE es una historia estúpida sobre cómo el gobierno va a intentar exterminar la música (causa principal de un comportamiento no deseado de la masa). Es algo así como una obra barata de instituto... tal y como se hubiera hecho hace 20 años, con todos los decorados hechos de cajas de cartón y pintura de carteles. Es también como esas conferencias que suelen dar los expertos locales (donde te muestran todas las formas diferentes en que te puedes echar a perder, con las pastillas llevándote a la hierba llevándote a la aguja, etc., etc.).
Si el argumento de la historia parece un poco absurdo, y si la idea del Escrutiñador Central haciendo cumplir leyes que todavía no se han aprobado te hace reír, alégrate de no vivir en uno de esos alegres países pequeños donde, en este mismo momento, la música está o muy seriamente restringida... o, como en Irán, es totalmente ilegal.


















Eventualmente se descubrió
que Dios
no quería que fuéramos todos iguales.
Esta era
una mala noticia
para los gobiernos del mundo,
porque parecía contraria
a la doctrina de
Raciones Reguladas en Porciones.

La Humanidad tenía que hacerse más uniforme
si se quería que
el futuro funcionase.

Se buscaron diversas maneras
de unirnos a todos,
pero, ay,
la igualdad no se podía forzar.

Fue por esta época
que alguien
vino con la idea de la
criminalización total,

basada en el principio de que
si fuéramos todos maleantes
podríamos al fin ser uniformes
hasta cierto grado
ante los ojos de
la ley.

Astutamente nuestros legisladores calcularon
que la mayoría de la gente sería
demasiado vaga para cometer un
verdadero crimen,
así que se fabricaron nuevas leyes,
haciendo posible a cualquiera
violarlas en cualquier momento del día o de la noche
y una vez que todos hubiéramos roto algún tipo de ley,
estaríamos todos en el mismo club feliz,
junto con el presidente,
los industriales más elevados,
y los peces gordos del clero
de todas vuestras religiones favoritas.

La criminalización total
fue la mayor idea de su tiempo,
y fue vastamente popular,
excepto para aquellas personas
que no querían ser maleantes o estar fuera de la ley,

así que, por supuesto, había que
forzarles a entrar en el juego...
lo cual es una de las razones por las que
la música
fue finalmente declarada
ilegal.


LINKS ZAPPIANOS

Letras completas de Joe's Garage (español)

JOE'S GARAGE/ WHY DOES IT HURT WHEN I PEE?

viernes, junio 20, 2008

Dejaré ese humo (Pecis Alostis)


Otro antiguo demo de mi grupo experimental PECIS ALOSTIS (que significaría en "latinglish" algo así como "peces perdidos") Tema rescatado del arcón y remezclado en el año 2008. Ante la imposibilidad de regrabar algunas tomas cantadas por el talentoso músico electrónico "Goma" Gómez (hoy radicado en El Bolsón o tal vez en alguna otra parte de este mundo) mi voz es la que aparece "injertada" en la primera estrofa. A pesar de los cambios, la grabación conserva íntegramente el espíritu original




Hay colores que resisten en tu habitación /es una situación muerta que no tiene fin /hay fantasmas que se huelen, no todo es humo/ las palabras se revelan sin mojar tu sed/ Dejaré ese humo/ Dejaré ese humo que va hacia el sur/ No hay nada que puedas esperar de mí/ No hay nada que puedas esperar de mí/ Evitaré cada rastro de sal/ Evitaré cada rastro de sal/ Dejaré ese humo que va hacia el sur/ Sé que no mirarás tv/ y esta vez hasta podrás hablar tienes/ que enfermar y ser/ para mí lo que dejaré…/ Dejaré ese humo que va hacia el sur/ ¿Qué ves en mí?...
SEBASTIÁN GÓMEZ (Prosonik), en el búnker surrealista, algunos años atrás.

martes, junio 03, 2008

La cicatriz del sabor

Capturar el equilibrio del jugo
para que la música
haga olas en el paladar,
pulsar el resorte de un mantra
para espiar el vértigo
y su ombligo cromático
hasta sucumbir en el laberinto de un gajo,

volver como un imán
a los labios de la pulpa,
morder para inundarse
en el mapa de una burbuja,
licuar un carnaval de aroma
poseído por escamas,
desde la orfandad de toda periferia
inyectar esquirlas
para la ceremonia del racimo,

obturar cada precipicio imposible
en el néctar de un cartílago,
exprimir los óleos de un recuerdo,
refractar un relámpago de lenguas,
respirar hondo con los ojos
para activar la cicatriz del sabor.

jueves, abril 03, 2008

Alguna cosa está fuera del orden


El crujido lo despertó justo en el medio de un sueño apacible. Se destapó y miró a su lado. El reloj marcaba las 4.00 a.m. y su esposa dormía en plena calma, sin percatarse de la extraña intrusión. Porque algún hijo de puta se había metido en la cocina de su casa y estaba hurgando (seguramente alguien había hablado) en el frasco de azúcar que contenía sus ahorros, esos dólares estadounidenses que había decidido no depositar en el banco.
Por suerte, el revólver calibre 32 estaba cerca, guardado en el cajón de la mesita de luz desde mucho tiempo atrás y no tenía estreno. Ahora por fin iba a debutar. Hacía rato que le tenía ganas a esos amigos de lo ajeno, a esos cacos de mierda él les iba a enseñar una lección que no iban a olvidar jamás.
Y entonces tomó la decisión de bajar. Luego de darse un par de saques de cocaína para cobrar ánimo, en puntas de pie, se deslizó por las escaleras con la precaución de no hacer ruido alguno. Por la ventana de la cocina observó al malhechor, una figura de contextura robusta y rechoncha que se desplazaba subrepticiamente en medio de la oscuridad. Entonado y decidido, sin esperar un instante más, apuntó y abrió fuego. Todo el contenido del cargador de su revólver penetró en la cabeza del extraño. Con un ráplido refejo, se apresuró a encender la luz. El panorama era patético, alguna cosa no encajaba: estaba fuera del orden. Recordó fugazmente un viejo tema de Caetano Veloso hasta que en su mente desfilaron mil imágenes y sus pensamientos se convirtieron en un guión de una película de horror. Recordó la diabetes melitus, la prohibición de los dulces, la insulina, la cocaína y también las luchas constantes contra las privaciones por ciertos regímenes alimenticios. Pensó en su infancia y miró al sujeto desparramado en el suelo. Todavía aferraba en sus tiesas manos un pote de dulce de leche. Mientras tanto, alertada por las detonaciones, su mujer bajaba las escaleras y se disponía a ingresar en la cocina, pero él la detuvo en seco y luego de limpiarse una húmeda piedrita blanca que colgaba de su nariz le dijo tranquilamente: “no entres, acabo de matar al goloso de mi padre”.



Escuchar on line: CAETANO VELOSO-Fora da ordem

miércoles, marzo 05, 2008

KEITH MOON (1946-1978)

Vuelve el EQUILIBRIO DEL DISPARATE...
Estoy de regreso, preparando nuevos posts de inminente aparición...
Para atenuar la espera, les dejo la sección Huesos del ayer (recordatorio de luminarias muertas)
El primer invitado: Keith Moon, baterista del célebre grupo The Who.
Nos vemos pronto, gracias a todos los que siguen el blog.


BIOGRAFÍA

INCREÍBLES ANÉCDOTAS DE KEITH MOON

Eric Clapton invitó a Pete Townshend a acompañarle en su nueva gira, y Keith decidió unirse. En una de las actuaciones, salió al escenario y "tocó" una guitarra de juguete. Después, volvió del backstage con la guitarra llena de carne de hamburguesa y la rompió en la cabeza de Clapton. Pero como era un buen chico, rápidamente consiguió una escoba y se puso a barrer.

Cuando Keith tenía 17 años, se compró un disfraz de caballo, y estaba tremendamente feliz. El mismo día que lo compró, se lo puso y intentó subir a un autobús. Cuando el conductor le negó el acceso, él empezó a perseguir el autobus calle abajo, saltando dentro y fuera, relinchando, maldiciendo y gritando "¿dónde dice que no se permiten caballos?"

Durante uno de sus (muchos) ataques de rabia, tiró una botella de vino a su esposa, Kim. Cuando se seco la mancha de la pared, le puso un marco y posó ahi para fotos publicitarias.

Mientras vivía en California, Keith se emocionó al enterarse que su vecino de al lado era Steve McQueen. Fue a su casa para presentarse, pero en vez de eso conoció a su hijo, al que ofreció drogas rápidamente. Comenzó una pelea, y culminó con Keith mordiendo al perro de McQueen. Al día siguiente tuvo que ir a la comisaría para contestar unas preguntas, y se presentó vestido con un uniforme nazi. Se retiraron todos los cargos.

En una gira con los Herman's Hermits, compró una piraña como mascota y la guardó en la bañera del hotel. Un día decidió hacerle 'cosquillas en la nariz', cosa que por supuesto, terminó con un mordisco.

Nunca creyó en el movimiento hippie de paz y amor. Cuando alguien con pelo largo y collares le intentaba dar una flor, él sonreía y arrancaba la parte superior de la flor de un mordisco.

The Monkees tenian un concierto con todas las entradas vendidas, y justo antes de que ellos salieran, hubo pequeños disturbios en las primeras filas. Por supuesto, Keith era responsable. Estaba haciendo cantar al publico "¡Queremos a los Who! ¡Queremos a los Who!" Pese a todo, los Monkees tocaron.

En una ocasión, compró un par de piernas ortopédicas, las sacó por la ventana del coche, y mientras el chofer conducía, él se dedicaba a mover las piernas y gritar, finguiendo una violación. Se avisó a la policía que localizó el coche en un hotel, subieron a la habitación de Keith, y mientras el chofer intentaba contarle a uno de los policías lo que había pasado, el otro registraba la habitación. En mitad de la explicación, el del registro salió del baño diciendo "Dios mio, no sólo la han violado, la han matado." Lo que sucedió fue que Keith les había visto llegar, así que su mejor idea fue poner las piernas dentro de la bañera para que el policía pensase que estaba alli dentro muerta, mientras él lo observaba todo desde dentro del armario. Por supuesto, ni se le detuvo ni se presentaron cargos.


1º de mayo de 1966. Entrega de premios de New Musical Express. Allí se encuentran Jagger, los Shadows, Roy Orbison...y los Beatles. En esto Keith se acerca a Paul McCartney. Pete Townshend lo contaba así: "...recuerdo que Keith se acercó a los Beatles y tras unos minutos de comentarios informales, le dijo así, directamente a Paul McCartney -"Oye, lo he decidido, quiero irme de los Who y ser vuestro batería". Los cuatro Beatles se rieron tomándoselo a broma, como un chiste, pero Keith, poniendo cara muy seria, insistió. -"No, oye, no es ninguna broma. Soy muy bueno, quiero ser vuestro batería" Keith insistió, incluso con Ringo Starr delante, y John Lennon le dijo-"Bueno, Keith, la verdad es que ya tenemos batería y estamos muy satisfechos con él ¿sabes?", y Keith les contestó-"No, vuestro batería apesta, es una puta mierda, yo puedo hacerlo infinitamente mejor que él". Entonces vi que a Ringo Starr la broma le parecía que estaba yendo demasiado lejos y me fui hacia Keith y me lo llevé de allí mientras le explicaba a John que no hiciera mucho caso a Keith, que era muy bromista. Luego nos reímos mucho, pero en ese momento estuve a punto de darle una ostia. Pero bueno, así era Keith Moon." (Extraído del libro “The Who”. Mariano Muniesa. Editorial Cátedra)

Una anécdota famosa sobre los Who es su aparición en el programa de los Smothers Brothers en los ultimos 60. Sin decírselo a nadie, Keith cargó su un tambor de su batería con pólvora antes de la actuación, pero no sabía cuánta usar, y terminó poniendo demasiada. Entonces, al final de su actuación mientras Pete tocaba su Rickenbacker delante del equipo de Keith, hizo estallar la pólvora causando una gran explosión. John y Roger se agacharon a un lado del escenario, y Pete salió despedido, su pelo se chamuscó, y su oído sufrió dañó permanentes. Un trozo de platillo se clavó en el brazo de Keith, y Bette Davis que era otra invitada del programa se desmayó en los brazos de Mickey Rooney.

Gracias a Ulysses Theremin de la página SPACE ROCK HEATERS, de donde fueron extraídas las jugosas anécdotas. Para ver la nota completa visitar el siguiente link:
KEITH MOON en Space Rock Eaters

FIDDLE ABOUT - Escena de la ópera rock "Tommy" (1975), dirigida por Ken Russell. Keith Moon es el depravado tío Ernie; también aparecen Roger Daltrey, Oliver Reed y Ann Margaret.


PINBALL WIZARD - Otra clásica escena de "Tommy", con la presencia de Elton John.

domingo, diciembre 30, 2007

CHAU (el whisky ahora hace lo suyo)

EL EQUILIBRIO DEL DISPARATE se despide sin bombas de estruendo. Es hora de sacar las botellas vacías del cerebro y estar en silencio. ¿Por cuánto tiempo? Ojalá lo supiera, tal vez es momento de bajar la cortina para que la resaca no hiera tanto y juntar los retazos para que todo tenga un (sin)sentido.
Gracias a los queridos amigos que me visitaron durante este año y medio. Sin sus aportes, este espacio hubiera desbarrancado desde el primer instante de vida.
Un abrazo para todos. Los que quieran seguirme, pueden visitar mis otros blogs, que por ahora funcionan.

sábado, noviembre 24, 2007

Un insólito caso de honestidad


¡Ah, la vida en este maldito país! Es cierto, ¡cómo la odio!... está llena de timo, fraude, desesperanza, en fin, todo lo malo que uno puede esperar acerca de las generalidades de la existencia.
Entonces, ¿cómo no elogiar y alabar la excepción? ¿Cómo no resaltar una pequeña atmósfera de iluminación entre tanta y concentrada negrura? ¿Cómo no agradecerle, Dr. R.G. (legales razones me impiden mencionar el nombre), su generosidad, su sutil manejo de la verdad?... Ah, amargo remedio la verdad, dorado veneno que pocos nos hacen consumir...
Mi vida, hasta los treinta años, transcurrió dentro de los parámetros que podemos considerar normales. Quizás normalidad y mediocridad se hallen íntimamente asociados -al mencionar el tema reparo en ello- pero ante todo, lo rescatable era que no la pasaba mal, pocos problemas agobiantes y complejos turbaban mi mente. Y ese es el tipo de análisis que se presta más adecuado para entender los tiempos que avanzaron en mí...
Nunca supe bien la génesis del infame caos que desestabilizó mi vida. Un golpe en la infancia, decían unos, el efecto residual de algún psicofármaco, opinaban otros malintencionados; pero muchos más mencionaban el crecimiento de un proceso de degeneración de mis células mentales, lo que me conduciría a un nuevo y hermoso mundo de reposo vegetal.
La triste historia comenzó un fatídico día de verano, una mañana trivial, simple, aburrida y cotidiana, como casi todas. Me había levantado bastante tarde y de buen humor. Me hallaba parado frente a un espejo, observando mis ojeras matinales. Ese día no trabajaba, casi que sentía al tiempo como propio, corriendo en mi sangre, encarnado en glóbulos amigos y afables. En realidad, al mismo tiempo me sentía hecho un tonto, un poco más que de costumbre tal vez; lo cierto es que, frente al espejo de mi cuarto de baño, al encender la luz , comenzaron las alucinaciones. ¿Cómo decirlo? ¿Cómo describir la infernal parafernalia, la angustiosa opresión?...Al principio era una especie de escalofrío que recorría cada milímetro del cuerpo, después venía un mareo intenso y un cosquilleo detrás de la nuca para, por fin, iniciarse un proceso confusional de delirio . Ah, cruel y repulsivo delirio que casi me lleva de este mundo... Me sentía de lo peor, acostado en el piso del baño, veía como miles de cucarachas bajaban por los azulejos y se acercaban a mí, me besaban en la boca. Ah, qué horror, aún siento el cosquilleo de sus antenas en mi nariz, sus patas escarbando en mi lengua... Cuando se iban, venía el castigo auditivo: la atormentadora sirena de una ambulancia. Mis tímpanos se inflaban como un globo de cumpleaños soplado por un desagradable niño travieso. Y luego, el fogonazo postrero y las imágenes más trágicas y desoladoras de mi vida: mi propia muerte, ah, qué forma más horrible de morir..., no podría volver a describir con exactitud las agonías que se tejían en mí , que se urdían en mí, la vergüenza me impide dar más detalles.
Así fue el comienzo de mi mal, al principio los ataques eran esporádicos, luego llegué a contar tres diarios. La gente que me veía decía que me retorcía en el piso como un condenado durante unos cuarenta minutos, mientras babeaba copiosamente y pronunciaba palabras incoherentes. Como consecuencia inmediata mi estado físico empezó a deteriorarse a la par que mi psiquis, la que ya parecía un carnaval de dolores arrastrando su comparsa de bufones en terapia intensiva. En menos de un mes había perdido veinte kilos, lo que en mí, una persona más bien delgada, ya parecía demasiado. Era la errante sobra de la sombra de un ser viviente que aguardaba la pesadilla final.
Con el paso de los días mi escuálida figura fue desfilando ante distintos profesionales del arte de curar: psiquiatras, neurólogos, psicólogos, curanderos, parapsicólogos, manosantas y quién sabe cuántos más...Mi cabeza se llenó de oraciones, plegarias, píldoras, yuyos, agua bendita, cables, botones y jeringas. Mil quinientos estudios y análisis y ninguna solución...Deambulaba todos los días por esta maldita ciudad sin saber qué hacer. Imagínense ustedes a un pobre hombre sin rumbo en un desierto y a merced de sus enemigos.
Lo único que había cambiado era mi estado patrimonial que, a esa altura, merecía el calificativo de ruinoso y desesperante. Todos me habían defraudado La sociedad me había utilizado como conejillo de Indias, habían experimentado con diferentes tipos de tratamientos, habían clavado en mí cientos de agujas, había soportado rigurosísimos regímenes de alimentación. Tendría que mencionar también acerca de mi triste experiencia en una casa pública de salud mental, donde mediante diarios electroshocks intentaban encaminar el rumbo de mi salud, cosa que no sucedía, es más: empeoraba. La frecuencia de los ataques había aumentado considerablemente en menos de una semana y la situación era verdaderamente insostenible. El suicidio rondaba mi cabeza permanentemente, como única salida posible de las tinieblas pero, bueno, creo que ya lo anticipé en las primeras líneas del relato, todo desembocó en un final feliz, un inesperado final feliz. Lo que debe llamarse un “insólito caso de honestidad”. Es una reconciliación con mi tierra y con mi sangre, yo lo siento así... Ah, los héroes anónimos...

El Dr. R.G. me devolvió la confianza en la vida. El brillante profesional desentrañó las causas de mi extraño mal: una especie de hipersensibilidad a ciertos colores que se manifestaba de manera mutante: a veces ante el color rojo, otras ante el verde o el amarillo y se originaba por una anormal secreción de endorfina, sustancia de características similares a la morfina, que se halla nuestro propio organismo. Por desgracia, mi rara enfermedad era de difícil pronóstico.
El Dr. me curó y ahora soy una persona nueva. Ya no tengo visiones infernales ni terribles. Ya no me excitan los colores. Mi cerebro está libre de las penosas pesadillas.
El Dr. R.G. atiende sin cobrar un peso de plus y por obra social. Lo digo yo, que no le aboné un céntimo. Lo dirían los abuelos a los que asiste en las eutanasias. Por mi parte, lo recomiendo con fervor. Ni siquiera quiso cobrarme el frasco de ácido muriático con el que quemó mis ojos. “Si no puedes suprimir las causas, suprime el efecto”, siempre decía.

viernes, octubre 12, 2007

PRAXIS CARACOL


Los últimos restos emboscados
en la escena post-pluvial,
casas rodantes a tracción de baba
siembran a su paso
cierta comezón de urticaria.


La fase oscura se preña de humedad
en el rodeo escénico salival
donde el primal retoño del despojo
florece a la deriva.


La presión de la praxis
sobre la espina dorsal
amortigua el resbalar gelatinoso
del gastrópodo
para recolectar el rezago.


Mausoleos de angustia viscosa
arrastran laberintos y capas concéntricas,
la tradición adhesiva del epifragma
reluce ante la convergencia aerodinámica
de una cáscara crocante a la vista.

lunes, agosto 20, 2007

Sortijas


Guardó un secreto
entre rejas de alfileres,
saboreó un zigzag de autitos chocadores
arropados con navajas,
masticó todas las cruces,
vomitó los cristos
y no hubo
cura, brujo ni médico de guardia
que pudiera calmar el mareo
y adormecerlo
sobre el vientre de un carrusel
heliocéntrico,
bajar el brazo extendido,
y cerrar los ojos
del caballito de madera.

A medida que pasa el tiempo
van cayendo uno a uno
los barrotes,
el punto de suspensión
se mantiene invariable
en su tertulia de engranajes
sobre el eje rotacional de la tierra
pero aún no se ha revelado
el mejor de los secretos,
ese que todos quieren guardar
para seguir dando vueltas.

FABRICIO SIMEONI - FERNANDO MARQUINEZ
del libro CAVIDADES DEL RECREO (próximo a editarse),
primer premio de poesía FELIPE ALDANA 2007.